Blog, Consejos

Buffet, comer con cabeza

Los establecimientos donde se puede disfrutar de un buffet libre constituyen un factor de riesgo para aquellas personas que quieren tanto perder peso como mantenerlo. La cantidad de colores, sabores, olores, texturas… hacen que podamos perder la capacidad de controlarnos porque todo nos resulta muy atractivo.

Uno de los primero aspectos a tener en cuenta y modificar es la idea extendida donde se da por sentado que acudir a un buffet implica:

– No perder la oportunidad de probarlo todo.
– Llenar el plato hasta rebosar.
– Comer hasta sentirte completamente lleno.
– Amortizar lo que has pagado.

Si consigues erradicar estas creencias antes de enfrentarte a este tipo de establecimientos habrás dado un gran paso. Para disfrutar del buffet sin que perjudique tu salud te damos los siguientes consejos:

Antes de servirte, recorre y revisa lo que hay en el buffet. De esta manera tendrás más determinación para seleccionar qué vas a comer, centrarte en lo que realmente te gusta y plantearte si es saludable. Siguiendo esta pauta evitarás servirte todo lo que se te antoja de manera impulsiva.

Si estás perdiendo peso tienes que concienciarte de descartar ciertos alimentos muy calóricos y/o tener mesura con las cantidades.

Empieza por la zona más saludable del buffet y selecciona para ello un plato grande. Posteriormente elige un plato más pequeño, ya que psicológicamente, tendrás la sensación de tener mayor cantidad de alimentos para ingerir.

comer en un buffet no implica probarlo todo

Hay que sentarse lejos del buffet. No lo tendrás tan a mano y con ello la tentación de levantarte frecuentemente. Dificultar el acceso a los alimentos hará que seas más moderado con las ingestas.

Sentarte de espaldas al buffet resulta también de gran ayuda. Evitarás la visualización permanente de todos los alimentos y por ende las ganas de seguir sirviéndote sin hambre, sólo por capricho.

No olvides que hay que masticar y comer despacio para que las señales de saciedad tengan tiempo de llegar a tu cerebro. De esta manera podrás dejar de comer antes de sentirte lleno.