Blog, Consejos

Comer despacio

En la actualidad, el ritmo imperante en nuestra sociedad ha favorecido que la ingesta de alimentos se realice de manera rápida sin disfrutar plenamente del acto de comer, aspecto que se refleja en el concepto de comida rápida o fast food.

Comer despacio ayuda al proceso digestivo, ya que en muchos casos el organismo no puede procesar la comida en poco tiempo. Para adquirir este hábito podemos empezar masticando cada bocado al menos quince veces antes de tragarlo, bajar el cubierto tras llevar la comida a la boca o no pinchar varios alimentos a la vez en el tenedor.

El ritmo en que ingerimos los alimentos viene determinado en muchas ocasiones por el ambiente que se genera a la hora de la comida. Observa detenidamente la velocidad a la que comen el resto de comensales y cómo influye en tu forma de hacerlo, trata de imitar a aquellos que lo hacen pausadamente. También resulta muy útil evitar temas de discusión o que generen tensión a la hora de la comida.

Es importante comer pausadamente no sólo para disfrutar y centrarnos en el acto de comer, también porque el cuerpo se sacia antes cuando se come despacio y se mastica bien. Esto se debe a que las señales de saciedad que nos envía el cerebro no son inmediatas, sino que llevan su tiempo.