Blog, consejos

Decidir en vez de prohibir

Los estragos provocados por las dietas milagro, tanto a nivel físico como psicológico, han traído consigo la necesidad de instaurar pautas alimentarias saludables lejos de las prohibiciones o restricciones severas que imponían este tipo de dietas y sus nefastas consecuencias: carencias de vitaminas y minerales, alteraciones metabólicas,  efecto rebote  o  trastornos de la conducta alimentaria.

Desde entonces, una de las máximas a seguir para que los cambios en la alimentación se consoliden como un hábito más de la vida diaria, es que respetemos nuestros  gustos, por lo que nada puede quedar prohibido.  Se puede comer de todo pero puntualmente o con moderación, y nada de saturación de determinados alimentos en detrimento de otros.

muchas personas tienen dificultades para consumir ultraprocesados de manera ocasional

Sin embargo ¿qué ocurre cuando hablamos no de alimentos, sino de  productos ultraprocesados? Aquí entran la bollería industrial, zumos, los dulces, snacks salados, refrescos… que a muchas personas les resulta muy complicado controlar

Esta falta de control se ve exacerbada por la publicidad, las etiquetas engañosas (“sin azúcares añadidos” o “receta casera”) así como por la gran superficie que ocupan estos productos en el supermercado. Además, estos productos han sido procesados para aumentar la palatabilidad, haciéndolos muy atractivos, sabrosos e irresistibles para muchas personas.

los ultraprocesados alteran nuestro paladar, por eso los alimentos saludables pueden resultarte insulsos

Dicho esto, si quieres perder peso y llevar un estilo de vida saludable debes hacer una reflexión en torno a estos datos y barajar otras posibilidades a la hora de realizar la compra, donde no te tengas que exponer a productos ante los que pierdes el control como puede ser la compra virtual o a domicilio.

cuando vayas consiguiendo perder peso tu mente será más crítica con los ultraprocesados

De acuerdo con Sánchez (2018), el mercado supone una excelente opción por varios motivos: se compran las cantidades que realmente se necesitan y se evita adquirir ultraprocesados. Otra opción puede ser hacer la compra on line por ejemplo como hemos dicho anteriormente. Ahora bien, también debes darte un  tiempo para familiarizarte y aprender a saborear los nuevos alimentos que empieces a ingerir. Si llevas mucho tiempo consumiendo ultraprocesados es probable que los nuevos alimentos no te resulten tan sabrosos como ocurre, por ejemplo, con el dulzor de la fruta, ya que te has acostumbrado umbrales de dulce más intensos.

empieza por introducir nuevos alimentos en tus platos favoritos

Llegados a este punto, eres tú quien decide  qué hacer con toda esta información. Nosotros te proponemos que cuando empieces a iniciar la pérdida de peso elimines temporalmente estos productos que pueden hacerte perder el control. Mientras, céntrate en ir instaurando pautas saludables como organizar tus comidas, hacer ejercicio, probar nuevos alimentos… Una vez que vayas viendo tus progresos será el momento de determinar qué camino quieres seguir y valorar el coste y las repercusiones de volver a viejos hábitos que hasta ahora para nada te han ayudado a controlar tu peso. Tú decides.