Blog, Informes

Empezando a movernos

La mayoría de nosotros pasamos gran parte del día sentados. Numerosas actividades laborales se llevan a cabo sentadas, y las de ocio, como el cine, ver la televisión, jugar a la play o leer, también.

Además, las nuevas tecnologías hacen que seamos aún más cómodos y por tanto menos enérgicos. Cientos de estudios demuestran que el sedentarismo nos hace obesos y por consiguiente tiene consecuencias nocivas para la salud.

Las personas obesas tienen cada vez más dificultades para moverse y necesitan hacer cada vez más esfuerzo. Esto suele provocar que reduzcan muchas veces –sin ser conscientes– todos sus niveles de actividad y de gasto de energía. Por este motivo resulta fundamental que empiecen a incorporar actividad a la vida diaria de manera progresiva. Si te ves capaz de ir al gimnasio no lo dudes. Si no, te propongo empezar realizando algunos cambios en tus hábitos diarios como evitar los ascensores, ir caminando al trabajo/compra… o prescindir del coche, entre otros.