Blog, Consejos

Si te has excedido estas navidades, es hora de frenar.

¿Te has excedido estas navidades con la alimentación y has abandonado tu rutina deportiva? Probablemente te encuentres desanimado con tu vuelta al trabajo tras la resaca de tantas fiestas o con más gastos de los que habías previstos. Sé que tu estado de ánimo no es el más idóneo para esos propósitos de año nuevo tras el homenaje que te has permitido estas vacaciones. Sin embargo, la mejor forma de hacer frente a esta situación no es culpabilizándote y aumentando así tu malestar, sino empezar progresivamente a reanudar o empezar con los hábitos saludables.

Quizás tengas la tentación de iniciar una dieta milagro para perder peso en tiempo récord. No te engañes, sabes que terminará pasándote factura en forma de atracones, efecto rebote, estados ansioso deprimidos u otras complicaciones.

no te critiques por los excesos, asume el control de la situación

Volver a tu rutina y a tu entorno (si te has ido de vacaciones) va a ser de gran ayuda para retomar hábitos que favorezcan tu pérdida de peso. Empieza por deshacerte de todos esos alimentos calóricos que aún acumulas en tu nevera y despensa, ponte horarios regulares, recupera horas de sueño perdidas  y comienza poco a poco con algún tipo de actividad física de manera regular.

no intentes compensar los excesos a base de dietas milagros

Deja de criticarte y menospreciarte por los excesos cometidos y analiza por qué te has dejado llevar:

Observa si te has confiado y por tanto expuesto a más situaciones de riesgo de las que deberías.

Has centrado tus vacaciones  mayoritariamente en salidas para comer.

Tu despensa ha estado llena de dulces y otros productos calóricos todas las navidades.

Cuando te has excedido con alguna comida has intentado compensarlo dejando de comer a la hora de las siguientes ingestas.

No has sido regular con tu rutina de ejercicio amparándote en pensamientos tipo: “a la vuelta de vacaciones lo retomo”.

Aunque tenías el firme propósito de ser comedido con las salidas, las invitaciones…. no has sido capa de decir NO por no disgustar o señalarte.

Te has dejado llevar por los pensamientos saboteadores que te alejaron de tu objetivo (no pasa nada por un trozo más, estoy de vacaciones,  comiendo fuera de casa es imposible, no puedo resistirme, ya lo retomo otro día…).

Una vez hecho el análisis, no caigas en el desánimo, tú objetivo no debe decaer a pesar de la frustración que sientes por tanto descontrol. Debes seguir luchando por integrar los hábitos como parte de tu vida, no abandonarlo todo ante los tropiezos y conseguir tu peso saludable.

transforma tus errores en aprendizajes

Has de saber que las personas que no padecen obesidad también cometen excesos, la diferencia es que no tiran la toalla sino que retoman cuanto antes su rutina saludable. Como te hemos comentado el cambio de hábitos es progresivo y lleva su tiempo, así que para que se consoliden debes ser perseverante, persistente y también paciente.