Informes

Pedir ayuda, el caso de Reme

Yo tengo muy claro que la persona que es obesa y dice que es feliz miente. Desde mi experiencia lo digo, ya que con 16 años pesaba 80 kg. He llorado mucho en silencio porque no me encontraba bien con mi cuerpo.

A las personas obesas las miran con lupa, por ejemplo a la hora de buscar trabajo. No es lo mismo una delgada de cara al público que una obesa. Es injusto pero es la realidad

Son palabra de Remedios, quien tras cuatro años intentando entrar en La Báscula lo consiguió en 2017, llegando a perder 32 kg junto al Equipo de Las Mellis. Como muchas personas Remedios iniciaba un cambio de hábitos pero no lo mantenía en el tiempo, por lo que recuperaba el peso perdido y se sentía constantemente frustrada.

Siempre he estado motivada para perder peso, lo que pasa es que llega ya un momento en tu vida que tiras la toalla porque siempre es lo mismo: pierdes 10 kilos y a los tres meses coges 12, una y otra vez, mi vida siempre ha sido así.

 He estado apuntado al gimnasio pero solo duraba un mes, he ido a andar y al tercer día ya lo dejaba, cogía la moto o el coche. Con la dieta igual, aunque no tenía una mala alimentación, sí que era desordenada y sin límites.

si no tienes la mente clara da igual la dieta que hagas

Reme, como la llaman sus familiares y amigos, tiene en la actualidad 47 años, mide 1,66 m y en el momento de llegar al programa pesaba 109,3 kg. Para ella lo más difícil fue revelar públicamente su peso. Sin embargo, gracias al apoyo de su familia consiguió dar pasos tan complicados para ella.

Lo más difícil fue  que todo el mundo supiera lo que yo pesaba, eso era un tema tabú que yo mantenía en secreto. Exponerme ante tanta gente y que luego por la calle me dijeran cosas me generaba inseguridad. Pero tenía y tengo  una familia maravillosa que siempre ha estado conmigo y no me ha faltado nada.

Reme añade:

Mi vida cambió radicalmente tras el paso por La Báscula,  ahora por ejemplo, entro en tiendas que antes decía: ¿para qué voy a entrar si es perder el tiempo? Comprar algo que antes era incapaz de encontrar es para mí un subidón  de energía.

la ayuda profesional me hace mantener el control

 Con todo lo que ha conseguido, no quiere dar un paso atrás y para ello tiene sus estrategias.

Veo la vida de otra forma, no quiero coger los kilos que dejé atrás. Tengo mis tres pasos: comida sana, deporte y constancia. Por supuesto que tengo momentos en que me paso con la comida, como cuando tengo  algún evento. En esos casos hago lo que me enseñaron en el programa: reducir la cantidad al día siguiente y realizar más ejercicio. Como de todo, pero con cabeza y moderación.

  Como a muchas personas, a Reme, el Covid también le ha pasado factura.

Con el confinamiento he cogido algo de peso, pero ya estoy en ello, no me pienso dejar. Aunque no puedo ir al gimnasio, sí salgo a caminar y voy andando a todos sitios, sólo cojo el coche para un caso puntual.

la discriminación me ha hecho mucho daño

 Cuando me veo con unos kilos de más necesito un empujón, y para ello acudo a una persona en Chiclana que me conoce muy bien, mi nutricionista  Isabel. Para mí es una forma de mantenerme controlada. Yo animo a todas las personas que quieran perder peso a luchar, que se pongan en manos de profesionales, que es dura esta batalla y requiere esfuerzo, pero compensa con creces.