Informes

Ultraprocesados y autocontrol

Los estragos provocados por las dietas milagro, tanto a nivel físico como psicológico, han traído consigo la necesidad de instaurar pautas alimentarias saludables lejos de las prohibiciones o restricciones severas que imponían este tipo de dietas.

Desde entonces, una de las máximas a seguir para que los cambios en la alimentación se consoliden como un hábito más de la vida diaria, es que respetemos nuestros  gustos, por lo que nada puede quedar prohibido. Se puede comer de todo pero puntualmente o con moderación, y nada de saturación de determinados alimentos en detrimento de otros.

hay personas que pierden el control ante los ultraprocesados

Sin embargo ¿qué ocurre cuando hablamos no de alimentos, sino de  productos ultraprocesados? Nos referimos a aquellos que son poco saludables y cuyo consumo se recomienda evitar ya que constituyen un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades. Aquí nos encontramos con la bollería industrial, zumos, los dulces, snacks salados o los refrescos entre otros, que muchas personas  consumen esporádicamente en el mejor de los casos. Sin embargo, a  otras personas les resulta muy complicado controlarlos, sintiendo un deseo persistente por su consumo y siendo incapaces de frenarlo una vez que empiezan a tomarlos. Además ocupan grandes superficies, están siempre a mano, son de bajo coste y alta capacidad de conservación.

cuando ves tus progresos no hay prohibición, sino decisión

Además, estos productos han sido procesados para aumentar la palatabilidad, haciéndolos muy atractivos, sabrosos e irresistibles para muchas personas.  Por este  motivo, si llevas mucho tiempo consumiendo ultraprocesados es probable que los nuevos alimentos no te resulten tan sabrosos como ocurre, por ejemplo, con el dulzor de la fruta, ya que te has acostumbrado umbrales de dulce más intensos.

Nosotros te proponemos que cuando empieces a iniciar la pérdida de peso elimines temporalmente estos productos que pueden hacerte perder el control. Una vez que vayas viendo tus progresos será el momento de determinar qué camino quieres seguir y valorar el coste y las repercusiones de volver a viejos hábitos que hasta ahora para nada te han ayudado a controlar tu peso. Tú decides.