Informes

Valió la pena, el caso de Fran

Fran Benítez participó en La Báscula con el  Equipo de Los Pibes de Cádiz en 2017. Actualmente tiene 31 años, mide 1, 70 m y llegó al programa pesando 116,5 kg. Fue uno de los finalistas de esa edición del programa junto con Alicia, Miguel y Salvi. Tras su paso por La Báscula consiguió perder 42,5 kg.

¿Cómo era tu vida antes de entrar en La Báscula? Era una vida muy monótona, aburrida… Todos mis hobbies y planes solían ser muy sedentarios, ya que siempre estaba cansado. A nivel laboral era todo muy complicado; trabajar de camarero tantas horas de pie soportando ese peso me pasaba factura.

¿En qué te limitaba la obesidad? No tenía dificultades para relacionarme porque soy muy extrovertido, pero mi imagen personal me generaba inseguridad. Las mayores limitaciones que tenía eran sobre todo a la hora de comprar ropa, ya que es bastante duro ser un chico joven y ver que la ropa que se ajusta a tu edad no se ajusta a tu cuerpo. También al  relacionarme con una chica me sentía muy cohibido, avergonzado y eso hizo que nunca pudiera mostrarme tal como soy por miedo y vergüenza.

¿Cómo era tu rutina alimentaria antes de entrar en LB? Era de todo menos una rutina, un desastre. Comía lo que me apetecía, cuando me apetecía, sin ser consciente de las consecuencias o incluso aun sabiéndolo me eran totalmente indiferentes. Todo amparado de forma errónea en el lema no te preocupes, sólo se vive una vez, nunca fui consciente que esa vida no era la vida que merecía vivir.

Cuándo llegaste a LB ya estabas perdiendo peso ¿es así? Efectivamente, llevaba perdidos 25 kg a base de suprimir bollería, fritos, refrescos… pero no comía verduras, que fue uno de los hábitos más difíciles de introducir para mí.

¿Qué papel ha jugado el deporte en tu vida? Por el peso que tenía desde tan joven mi madre me apuntaba a todo: bádminton, futbol, kárate… pero seguía gordo porque no paraba de comer. Mi hermana comía poco y yo esperaba en la mesa para terminar su plato. Luego jugué al balonmano pero tras una lesión grave tuve que dejarlo hace 10 años y a partir de ahí mis hobbies fueron más sedentarios.

¿Qué te supuso seguir perdiendo peso en televisión ante tanta audiencia? Para mí fue un motivador importante por la vergüenza de que vieran que no era capaz de conseguirlo. A partir de ahí me marqué un objetivo, lograr bajar esa barrera de los 100 kg, de las tres cifras, un peso que tenía desde los 12 años.

¿Qué ha sido lo más complicado para ti de todo este proceso? Con la obesidad no he tenido tanto complejo como con el pellejo sobrante, eso ha sido lo más duro para mí. Me sometí a una abdominoplastia y también a una intervención para la ginecomastia. Después de la satisfacción por la pérdida de peso me encontré con algo inesperado, si lo hubiera sabido antes…

Fran comenta que tras las intervenciones estuvo aproximadamente 6 meses sin realizar prácticamente ninguna actividad, llegando a coger algo de peso.

¿Mereció la pena tu paso por La Báscula? Por supuesto, fue un tiempo de aprendizaje, no sólo aprendí a llevar una vida saludable, sino que también me sirvió para conocerme a mí mismo, aumentar la confianza  y saber de lo que soy capaz. He tomado conciencia sobre la importancia de la salud tanto física como mental.

¿Qué ves cuando te miras al espejo? Yo ahora me miro al espejo y  veo a alguien feliz. Aún me cuesta no sonreír al verme mientras me digo a mí mismo ahí está el tío. Me gusta ir bien a todos lados, ir guapo. Por el contrario, antes evitaba mirarme al espejo porque sabía que no iba a gustarme lo que vería reflejado en él. He mejorado mucho la confianza en mí mismo, eso hace que gane muchísima seguridad a la hora de relacionarme.

¿Qué te motiva a mantener un estilo de vida saludable? Mi mayor motivación para mantener el peso es simplemente no querer estar como antes, no volver a ese camino que ya conozco. El deporte es ahora uno de mis hobbies favoritos; me saqué el título de Monitor de actividades dirigidas” y ahora me estoy preparando para el de Entrenador personal.  Ello me ha permitido trabajar actualmente en un gimnasio ayudar  a personas que como yo quieren cuidar su salud.

¿Qué  tres consejos  darías a una persona que quiere perder peso?

  1. Nunca pensar que no puedes conseguirlo; si no lo has conseguido antes es porque no irías por el camino idóneo.
  2. Buscar apoyo profesional y de la familia y amigos que quieren que estés sano.
  3. No obsesionarnos con el kilo, los gramos cuentan y sobre todo la mejoría que experimentas día a día.